EPEA y el Papa Francisco…

  • Nuestro Papa Francisco se ha manifestado sobre el tema en la Exhortación Apostólica Post-sinodal “Amoris Laetitia”
  • La sexualidad es un don de Dios, “… es un regalo maravilloso para sus creaturas…” (ver Nº 150)
  • El matrimonio como unión exclusiva e indisoluble es la meta de la vida sexual plena. La sexualidad humana se ordena al amor matrimonial. (ver Nº 74 y 80-82)
  • El gran desafío consiste en no utilizar este paradigma para estigmatizar, excluir, clasificar a las formas imperfectas de amor y de sexualidad.
  • La sexualidad es una fuerza creada que puede desbordarse y conducir a una deshumanización de las personas. (ver nº 150-155)
  • La virtud fundamental en esta cuestión es el pudor, la cuidadosa protección de la propia intimidad a los efectos de, en su momento, compartirla, no con cualquier ni de cualquier manera
  • La homosexualidad no puede simplemente asimilarse a otras situaciones. No puede ser “invisibilizada”. Necesita ser mirada desde la Providencia divina.

Una educación sexual que no alienta al compromiso, sino a prolongar la inmadurez, es una falta de respeto al adolescente, es no tomarlo en serio.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.